Partidos Javier Duarte se lanza contra Osorio Chong tras renuncia al PRI: ‘uno de los más grandes traidores de sus filas’

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, criticó a Miguel Ángel Osorio Chong tras renunciar a su militancia en el PRI junto con varios priistas, entre ellos Claudia Ruiz Massieu y Eruviel Ávila. Lo llamó “traidor” y lo culpó de la situación actual en que se encuentra el partido:

“Hoy renuncia al PRI uno de los más grandes traidores de sus filas en toda su historia, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien debido a su avaricia y mezquindad ese partido, México están como están actualmente”.

A través de sus redes sociales, Duarte acusó al excoordinador de los senadores del PRI de considerarse el “sucesor” del expresidente Enrique Peña Nieto y de presuntamente negociar recursos y gubernaturas para sus propios intereses políticos:

 

“Osorio Chong se sentía ya el sucesor de Enrique Peña Nieto, y negoció con la entonces oposición gubernaturas y recursos a cambio de apoyos para su proyecto político. Resulta bizarro que ahora después de acabar con todo renuncie y se diga congruente”, escribió el exgobernador.

Este lunes los senadores Osorio Chong, Ruiz Massieu, Eruviel Ávila y Nuvia Mayorga anunciaron su salida del PRI, esto ante las diferencias que han mantenido con la dirigencia que encabeza Alejandro Moreno.

En un mensaje dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador, “Alito” respondió a quienes renunciaron y afirmó que su partido se quedó con lo mejor que tenían, mientras que aseguró que el tabasqueño y Morena recibió lo «peor». En este sentido, recordó que muchos de los miitantes del PRI decidieron abandonar el partido para unirse a la filas de Morena. A estas personas, las tildó de ser traidores, ladrones y corruptos.

 

Por su parte, al estar acompañado de exgobernadores, dirigentes locales, exlegisladores federales y locales, el excoordinador del PRI en la Cámara Alta recalcó que el PRI de antes, que -aseguró- representaba ideales de democracia y justicia social, hoy ya no es el mismo, pues es un partido que se encuentra secuestrado por una dirigencia que no da resultados y que impone únicamente a sus incondicionales.