Que no cunda el pánico: México tendrá ‘transición tersa’ en 2024, afirma Hacienda

Rogelio Ramírez de la O también adelantó que es ‘cuestión de semanas’ para que el Gobierno firme el contrato de compra de las 13 plantas de Iberdrola.

 

Para el cierre de la presente administración se cumplirá la palabra empeñada del presidente Andrés Manuel López Obrador de entregar finanzas públicas en orden y con todos los proyectos de inversión terminados, aseguró este martes Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda.

Expuso que entregarán las finanzas públicas sin faltantes, para que la administración entrante no tenga la necesidad de aumentar impuestos.

“Sería muy mala idea para cualquier gobierno, como lo hemos visto en otros casos, iniciar un periodo con un aumento de impuestos”, enfatizó en la Reunión Nacional de Consejeros Regionales de BBVA México.

En un diálogo con Enrique Quintana, vicepresidente de El Financiero, expuso que el presidente López Obrador está muy atento a la necesidad de “pavimentar el camino con mayor certidumbre”.


Recalcó que el compromiso de no dejar algún proyecto sin terminar implica un esfuerzo inaudito en el gabinete, pero es prioritario no dejar proyectos a medias, incluyendo la obra del tren de Toluca.

“Tenemos seis años en los que la sociedad, la opinión pública, los empresarios, los organismos, las calificadoras van a tomar nota de que cuando se empeña la palabra se cumple, lo que implica hacer planes razonables, no ofrecer algo que no se pueda cumplir”, subrayó.

Acerca de la deuda de Pemex, Ramírez de la O dijo que “como en el caso de cualquier otra empresa estratégica para el país, Hacienda siempre va a estar lista para auxiliar en los casos en los que falte liquidez y así evitar que quede mal con sus compromisos de pago”.

“La deuda de Pemex agregada a la deuda del soberano tampoco es mucho el conjunto: la deuda de Pemex es 10 puntos del producto, la deuda soberana es 49, no es mucho, pero lo que les decía es que no se puede absorber porque hay limitaciones legales”, destacó.


El secretario de Hacienda dijo también que es “cuestión de semanas” para que el Gobierno de México firme el contrato para la compra de las 13 plantas de Iberdrola. Luego habrá un período en el cual la empresa mantiene la operación, mientras la CFE “hace arreglos”.

“Nos tomó mucho tiempo negociar todas estas condiciones, pero pensamos que es un muy buen formato, que no habría sido posible tampoco, nada más con puros abogados, aquí se necesitaba mucha interacción en lo personal, persona-persona, con la empresa”, explicó.

El funcionario destacó que la CFE tendrá beneficios de mayor escala y economías de escala.

El precio promedio del mega es de 700 mil dólares, cuando en México hemos visto operaciones arriba de un millón de dólares por mega”, dijo.

Agregó que la operación permite a CFE pasar del régimen de auto abasto al régimen del mercado mayorista.

“Captura para la nación los flujos de venta y utilidades de esta empresa y generará recaudación”, indicó.